Cómo tomar mis medidas corporales

Cómo tomar mis medidas corporales

Muchas veces cuando comenzamos un plan de ejercicio y/o dieta nos dicen que hemos de tomar nuestras medidas corporales para poder llevar un mejor control del proceso y ver nuestra evolución, pero ¿eso cómo se hace? Bueno, que no cunda el pánico, porque aquí vamos a aprender qué y cómo medirnos.

¿Qué necesito?

Antes de nada, coge un papel y boli, además necesitarás una cinta métrica, las de costura pueden valerte. Hay cintas métricas específicas para tomar las medidas corporales, puedes adquirirlas en muchos sitios, por ejemplo internet (siempre tiene de todo). Si pinchas aquí me he tomado la molestia de redirigirte a la página de Amazon donde puedes comprarlo, no me llevo ninguna comisión por tu compra, pero recuerda que no es necesario, con una cinta métrica de costura puedes hacerlo sin ningún problema.

Además del papel y boli, sería muy conveniente que te hagas una plantilla donde anotar la fecha en la que tomas las medidas y aquellas zonas corporales que vas a medir. Si te resulta más fácil, aquí te dejo una plantilla que puedes imprimir y guardar para ir cumplimentando con tus datos y medidas. No la pierdas para que la próxima vez tengas los resultados anteriores y así poder analizarlos.

Vamos a ello

Ya has visto en el apartado anterior todo lo que necesitas, así que nos pondremos con ello. Lo ideal es que las medidas las tomes sin ropa en esa zona corporal, o con la ropa más ajustada posible. Así serán mas fiables los datos.

Vamos a tomar medidas de las siguientes zonas (si has descargado la plantilla te saldrán todas ellas):

  • Brazo derecho. A la altura del bíceps.
  • Brazo izquierdo.
  • Pecho. A la altura del pezón.
  • Cintura.
  • Glúteo. A la altura de mitad del glúteo.
  • Muslo pierna derecha. Aproximadamente a mitad de muslo.
  • Muslo pierna izquierda.
  • Gemelo pierna derecha. A mitad de gemelo aproximadamente.
  • Gemelo pierna izquierda.
  • Tobillo derecho.
  • Tobillo izquierdo.

Para todas las medidas, debes sujetar el extremo de la cinta métrica, rodear el segmento que quieres medir, y superponerlo al extremo que teníamos anteriormente. Esa cifra que aparecerá será la medición que has tomado de dicho segmento. Repite con todas las zonas que quieras medir.

¿Por qué medidos por ejemplo los tobillos? en función de como sea tu constitución, quizá estes acumulado gran cantidad de líquido, y muchas veces la retención de líquidos en piernas hace que se sufra de las llamadas «piernas cansadas», por lo que los tobillos se hinchan. Una vez vayamos eliminando esa retención, también los tobillos irán disminuyendo su perímetro.

Compleméntalo con fotos

Ahora que ya tienes tomadas tus medidas corporales, lo ideal es que te hagas una serie de fotos. En posición relajada y en contracción isométrica, toma fotografías de tu cuerpo de frente, de espaldas, lado derecho y lado izquierdo. Hay quien ademas añade fotos de espaldas con los brazos en 90º para ir comprobando como evoluciona la musculatura de la espalda. Todas las fotos de más que quieras tomarte, recuérdalas para repetirlas más adelante e ir viendo la evolución desde las mismas perspectivas.

Es importante que al hacer las fotos busques un soporte fijo, por ejemplo un trípode, y que el móvil o cámara esté equilibrado a los lados para que no se vea torcida posteriormente. Si la hacemos cuidando la horizontal podremos ver si se sufre escoliosis, cifosis, lordosis, etc. en cualquiera de las perspectivas.

Una vez tengas las fotos, guardadas en una carpeta en el ordenador o móvil con la fecha de las mismas, así podrás compararlas con las que te vuelvas a hacer más adelante.

Hay mucha gente que cuando se hace las fotos tiene la necesidad de borrarlas porque no les gusta lo que están viendo. No lo hagas. Es importante que tengas esas fotos para ver tu propia evolución, es lo mejor para no compararse después con los demás, porque serás consciente de lo que tu mismo estás consiguiendo. No veas esas fotos como el «antes» de una evolución porque se tienden a infravalorar y criticar, obsérvalas desde la perspectiva de una fase de aprendizaje y adaptación de tu cuerpo. Todos, tengamos el cuerpo que tengamos, podemos mejorarlo, aunque desde fuera se vea «mejor» o «peor».

 

No Comments

Deja un comentario